17 oct. 2013

NO LO OLVIDES

Hace dos días, me llenaba de orgullo y satisfacción compartir y comentar la noticia de que el proyecto de Megaminería de Corcoesto (Cabana de Bergantiños, en A Coruña - Galicia), había sido cancelado desde la Xunta de Galicia.
Hoy estoy de nuevo hablando del tema por dos cosas: Primero porque me quedó la espinita de no traerlo aquí, porque ha sido un gran acontecimiento que sin duda merece estar; y segundo y más importante, que

después de ganar la batalla, la guerra continúa.


Continúa una guerra que la multinacional canadiense Edgewater decidió empezar cuando descubrió que en un pequeño trocito de tierra en la perdida Galicia, había un yacimiento con nada menos que treinta y cuatro toneladas de oro.

Desde entonces, los gallegos no hemos parado de luchar y hacer visible nuestro NO rotundo a un proyecto al que, si sale bien, seguirán otros seis y que supondrían la muerte, la destrucción y la imposibilidad de vida durante décadas, de espacios naturales protegidos por la propia Xunta de Galicia y de un valor ecológico incalculable.

Personajes públicos gallegos se unieron creando un vídeo para concienciar a la población española de que la única respuesta posible para este proyecto era la repulsa.



Siguiendo con las cabezas visibles, en julio, los protagonistas de la serie más relevante de la Televisión de Galicia, que sin duda marcó un antes y un después en el país gallego, se juntaron en Laxe, localidad coruñesa en la que se rodó la serie, para seguir protestando ante la pasividad de la administración gallega que desde la Consellería de Medioambiente había dado el visto bueno a la barbarie natural que se avecinaba.


Además de estos movimientos de famosos, que desde luego ejercieron una presión importantísima, cientos de miles de personas anónimas, han estado movilizándose día tras día, manifestándose, creando plataformas en defensa de lo que la Xunta estaba vendiendo al mejor postor.. Todo lo necesario hasta el punto de llamar la atención de la Unión Europea, que abrió un expediente de responsabilidad medioambiental, aunque finalmente la única razón oficial que alega nuestro gobierno, es que faltaban garantías financieras para hacer el proyecto sostenible económicamente. Lo único que les ha importado y les importará siempre.


Por todo esto, no debes olvidar que Edgewater volverá a presentar otro proyecto con más inversores, que refuerce el único punto débil que la Xunta ha declarado. Ni debes olvidar que si no es esta empresa canadiense, será cualquier otra, de cualquier lugar, que vendrá aquí, se llevará todo lo que vale y nos dejará aquí toda la mierda.

Por eso hay que mantener esto vivo en la memoria de la gente, porque cuando menos nos lo esperemos, otro gran proyecto de megaminería al aire libre estará acechando sobre nuestra tierra y llenando los bolsillos de nuestros dirigentes. Y no podemos permitirlo.

No lo olvides.