2 sept. 2013

VOLVIENDO AL PASADO

Rescatando algo que escribí hace ya cinco años.
El tiempo pasa mucho más rápido de lo que apreciamos..


Agosto de 2008.

Supones que estás ahora aquí porque siempre se te ha dado mejor escribir que hablar. Tal vez porque aun a pesar de ser alegre y espontáneo, realmente eres introvertido y celoso de tu pequeño mundo individual.

Son casi las cuatro de la mañana y has sentido la terrible necesidad de sacar afuera el dolor que guardas desde hace ya un tiempo.

La culpa, de la Sra. Coixet y de "Mi vida sin mí". Y desde luego y sobre todo, tuya. No has elegido el mejor momento de tu vida para ver esta película, que ha conseguido al menos que consigas liberar la presión que el dolor estaba convirtiendo en agonía.

Durante los últimos dos meses (sí, hoy, 30 de agosto hace dos meses), has creído que la muerte de tu padre te había afectado algo más de lo que podrías pensar teniendo en cuenta que era algo "esperado". Hoy te has dado cuenta de que lo que creías que te había afectado, era una insignificante parte de lo que en verdad lo ha hecho; y has podido ver que realmente te ha hundido.

Es difícil reconocer esta situación cuando intentas ser el personaje invencible, el protagonista luchador y vencedor de cada batalla, del cuento de tu vida; pero es así. Imaginas que es lo normal, aunque nadie puede tener una certeza muy fiable en una situación que cada persona puede vivir una única vez.

Desde luego, si algo positivo has de sacar de esto no es otra cosa que asumir que esta publicación no es más que el primer paso para recuperar la Felicidad que antes tenías dentro y que con tanta fuerza te gustaba sacar afuera. La echas de menos. Como a él.

Ver esta película te ha hecho comprender las sensaciones que él pudo tener durante sus últimos meses. Meses en los que únicamente pensabas en su dolor físico y en qué hariais después "de". Meses en los que obviaste completamente la agonía psicológica que podía estar viviendo en silencio. Meses en los que no te preocupaste de vigilarle u observarle más al detalle para buscar alguna evidencia de ese dolor.

Ver esta película ha hecho que te des cuenta del comportamiento equivocado que a veces tenemos con otras personas simplemente porque no somos capaces de ponernos en su lugar. Y no es que no lo intentes, pero no siempre lo consigues. No en esta ocasión.

Te habría gustado estar más a su lado. La distancia es un obstáculo a veces insalvable y al final del tiempo te ha parecido tan poco que la única sensación posible en tu interior es la frustración.

Es increíble que una película logre sacar de ti lo que ningún familiar, amigo o pareja había conseguido. Es increíble que gracias a una película empieces a ver la luz que iluminaba tu antigua sonrisa, fuerte y profunda de verdad.

Estás tremendamente triste y a la vez, estás contento. Has cruzado el umbral entre conocer la noticia y asimilarla. Te ha costado, pero al fin, ahí estás: es la primera vez que estás contento y ya ni recordabas lo que era, pero te gusta y deseas seguir así toda la vida.

Sólo esperas que su vida sin él, cumpla sus expectativas.

"Y te das cuenta de que todos los escaparates brillantes, todas las modelos de los catálogos, todos los colores, las ofertas, las recetas, (...) las películas de Julia Roberts, las montañas de comida grasienta, intentan alejarnos de la muerte. Sin conseguirlo."